20120916-121415 p.m..jpg

Hay una noticia buena y otra mala sobre el iPhone 5. La buena: Llega a América Latina a más tardar en noviembre y, la mala: No puede utilizar su red de 4G en la mayoría de los países de la región.

El “smartphone” de Apple, lanzado el miércoles pasado en San Francisco, cuenta con un chip diseñado para las redes LTE (también llamadas 4G, que permiten una mayor velocidad de navegación en la red y descargas de contenidos en Internet), que no está adaptado para las redes en América Latina y Asia Pacífico.

Incluso, la red de alta velocidad no está adaptada en todo su potencial para Europa. En Estados Unidos, la red “corre” con facilidad pues su tecnología ha sido desarrollada en los últimos años

Si un usuario que tiene un iPhone 5 y lo quiere usar en Venezuela y otros países de América Latina, puede usarlo en redes de 3G y 2G.

En el caso venezolano, la red LTE es un espejismo. En mayo pasado, Conatel abrió un paso para que las empresas operadoras de telefonía móvil puedan lograr la descongestión de las redes celulares, además de comenzar a prestar servicios de cuarta generación. Es decir, falta mucho camino por recorrer para gozar una amplia red de LTE en el país.

En países como Colombia o Chile, operadoras telefónicas han anunciado esfuerzos para acoplarse cuanto antes a esta tecnología, que permitirá utilizar el iPhone 5 con todo su potencial.

Si bien la compañía de Cupertino (California) sacará 3 modelos para adaptarse a las distintas necesidades de las operadoras en el mundo, todas esas versiones están pensadas para redes LTE. Hay que que esperar para sacarle el jugo a la rapidez del nuevo móvil de Apple. Infórmese antes y no se frustre si quiere bajar contenidos en internet bajo la tecnología 4G.
El nuevo modelo del iPhone comenzaría a venderse el 21 de septiembre en Estados Unidos, Australia, Canadá, Francia, Alemania, Hong Kong, Japón, Singapur y Gran Bretaña. Se prevé que la venta de este equipo esté disponible en la mayoría de los países latinoamericanos en noviembre.