La inminente presentación del iPhone 5 ha retraído  a los potenciales compradores, que prefieren esperar para hacerse con el supuesto mejor iPhone de toda la historia o, en su defecto, aprovechar la rebaja de precio que sufriría la versión actual

Apple es consciente del efecto que produce el lanzamiento de un nuevo producto, que se repite año tras año cada vez con más intensidad. Ya sucedió con el iPad 2 y la reacción de los usuarios se repite con el iPhone 4S. La inminente presentación del iPhone 5 ha retraído  a los potenciales compradores, que prefieren esperar para hacerse con el supuesto mejor iPhone de toda la historia o, en su defecto, aprovechar la rebaja de precio que sufriría la versión actual.
Muchos esperan al nuevo iPhone. Otros quieren aprovechar la ocasión de hacerse con el iPhone 4S a menor precio. El caso es que Apple ha visto reducida la venta de su teléfono en un significativo 12.6% durante el trimestre pasado. Por ahora no se conocen los resultados de este tercer trimestre, pero el dato podría ser muy superior ante la cada vez más cercana fecha de presentación del iPhone 5, establecida por ahora para el 12 de septiembre.

Fente: analitica