Según reveló Thorsten Heins, CEO de RIM, durante la semana pasada BlackBerry 10 acaba de entrar en una fase crucial: la evaluación del sistema por parte de los operadores. Se trata de una demostración de cinco semanas, donde se evaluará una versión beta de los terminales.

RIM espera generar un cambio de paradigma con el nuevo BlackBerry 10 en el mercado.  El fabricante asegura que el nuevo OS causará una  buena impresión y supondrá un salto cualitativo importante con respecto a productos anteriores. El objetivo es lograr posicionar al producto en un mercado donde Android parece como el principal competidor. Una vez que los operadores den el visto bueno, BlackBerry 10 deberá superar una prueba mayor: el usuario final.