El principal factor limitante de los smartphone actuales es la autonomía de la batería. Android, iPhone, Windows Phone, da igual, todos tienen el mismo problema en mayor o menor medida. Los fabricantes centran gran parte de su atención en aumentar el tamaño de la pantalla y la potencia de sus procesadores, pero no vemos saltos equivalentes en la batería, seguimos teniendo un iPhone que dura un día y poco de uso, tal y como hace cinco años. Incluso recordaremos que en la salida del iPhone 4S hubo algunos usuarios que reportaron problemas en su autonomía, problemas de software que fueron solventados mediante una actualización de iOS, pero que debería haber sido el último toque de atención para que los de Cupertino dediquen más esfuerzos a este asunto, y los fabricantes en general.

 

Batería filtrada: una de las últimas partes filtradas es la supuesta batería, que ves en la imagen superior. Según la fuente de este rumor, la batería tendría una capacidad de 1440 mAh y 3.8v, lo que supone un 10% más que la batería del iPhone 4S. Esta pieza no supone un gran porcentaje de mejoría, pero no podemos olvidar que de momento son rumores y que también influyen otras partes como el procesador, la pantalla o iOS.

Pantalla de 3,99 pulgadas: las diversas filtraciones que hemos visto apuntan a un aumento de la pantalla, concretamente hasta las 3,99 pulgadas. Con este aumento el iPhone no se llegaría a convertir en uno de los smartphone gigantes que todos tenemos en mente, pero sí supone un extra de consumo para la batería.

Paneles IZGO: este tipo de paneles para la pantalla están en su fase final de desarrollo, ya sonaron para la llegada del nuevo iPad, aunque finalmente no se implementaron y podrían hacer el desembarco con el iPhone 5. Estos paneles desarrollados por Sharp proporcionarían una ganancia estimada de un 30% de batería y una reducción del 25% de grosor, entre otras mejoras. Junto con el procesador, la pantalla es el elemento que más batería consume, por lo que es un buen frente de actuación.

Procesador A5X: siguiendo con la tónica habitual de Apple, este es el procesador que más papeletas reúne para ser el motor de la nueva generación. Esto haría que en términos de consumo de procesador se mantenga respecto al iPhone 4S, perdiendo las posibles mejoras de implementar el procesador de 32 nm del iPad 2

LTE: esta tecnología ya está presente en el nuevo iPad, por lo que es muy posible que llegue con la nueva generación del iPhone. De confirmarse este rumor, el consumo de batería sería más elevado, por lo que se reduciría la autonomía.

No todo va a ser hardware, el software también influye tremendamente en el consumo de batería, así que tenemos que hablar de iOS 6. La optimización de iOS 6 es otra vía en la que mejorar un buen porcentaje de autonomía. No es que iOS 5 esté mal optimizado y drene continuamente nuestra batería, de hecho es de los sistemas operativos que menos consumo presenta, pero por suerte desde la primera beta de iOS 6 la autonomía ha ido mejorando lo presente y actualmente la sensación general es que el consumo es incluso menor que con iOS 5.

 

Fuente: appleweb