La llegada del iPhone 5, probablemente el mes que viene, es una de las noticias más esperadas del año en el sector tecnológico. No solo porque será el rival directo del Samsung Galaxy S III, sino porque los seguidores de Apple y los que están aguardando para ver si cambian de sistema operativo, están deseando conocer oficialmente sus característicaspara ver si les merece la pena la adquisición del nuevo terminal.

Por muchas filtraciones que se produzcan, la mayoría nacidas en China, Apple, fiel a su filosofía, no va a decir una sola palabra. Las presentaciones mundiales de sus productos siempre han mantenido ese halo de misterio hasta que el momento exacto en que el equipo se enseña a los medios de comunicación. Ahora bien ¿qué es lo que podemos esperar del iPhone 5?, ¿cuáles van a ser sus características? En los próximos párrafos hemos intentado recoger todas las especificaciones que se han filtrado sobre él, acompañados de una foto del que podría ser su aspecto final.

Para empezar, el iPhone 5 trabajará bajo las mismas redes que el iPhone 4S: 2G GSM a 850, 900, 1.800 y 1.900 MHz, y CDMA 800 y 1.900 MHz; y HSPA 850, 900, 1.900 y 2.100 MHz, y CDMA2000 1xEV-DO. Pero también lo hará sobre la red LTE a 700 MHz, lo que conocemos como 4G.

En cuanto a sus dimensiones, el tema ha sido muy tratado por los medios de comunicación especializados en tecnología como consecuencia del cambio de pantalla que se espera sea de 4 pulgadas. Concretamente, estamos hablando de 123,8 milímetros de alto por 58,6 de ancho y 7,6 mm de grosor. Comparado con el iPhone 4S, este último dato supondría la disminución en algo más del 18% desde los 9,3 mm. Del peso no sabemos nada de nada, pero el del 4S es de 140 gramos.

La pantalla

Tiene que convertirse en elemento diferenciador del iPhone 5 con respecto a sus predecesores. Lo primero, aumentará su tamaño (4 pulgadas, formato 16:9), integrará la tecnología de Retina y tendrá una resolución de 640 por 1.136 píxeles. También contará con la misma protección que el iPhone 4S: Gorilla Glass con revestimiento oleofóbico (repelente del aceite o sustancia similar que pueda estar en nuestros dedos cuando manejamos la pantalla).

La parte de la memoria interna no se modifica mucho ya que tendrá tres posibilidades de elección de serie 16, 32 o 64 GB, sin lector para ranura de tarjetas. Eso sí, la RAM pasará de los 512 MB a 1 GB. Llevará una entrada de 3,5 mm para auriculares la cual se sospecha que sufrirá un cambio de lugar, e integrará Wi-Fi a, b, g, n y Hotspot, Bluetooth 4.0, tecnología NFC y conexión USB 2.0.

Más prestaciones

La cámara repetirá resolución, 8 megapíxeles, con su correspondiente flash de LED y sistema de auto enfoque. Igual que el iPhone 4S debe permitir la grabación de vídeo en alta resolución a 1080p y 30 fps.

El sistema operativo tiene que ser la evolución del iOS 5, el iOS 6 que ya está en manos de los desarrolladores y el procesador es probable que evolucione una generación más para integrar un modelo de cuatro núcleos a 1,4 GHz (A6). El resto de prestaciones seguramente sean compartidas con el iPhone 4S: sistema de posicionamiento GPS y Glonass, sin radio, en dos colores (blanco y negro), Siri, servicios iCloud, integración de redes sociales, navegador Safari, salida de TV, reproductor y editor de audio, vídeo e imagen, lector para iBooks y batería de iones de litio. Lo que sí se modifique probablemente, sean detalles como: el tamaño de su SIM que no será micro, sino nano y que ya no traiga en su interior Google Maps, sino iMaps con mapas en 3D.
Fuente: Movilzona