Un informe del Wall Street Journal asegura que RIM® está considerando ‘todas las posibilidades para cambiar su situación y alcanzar cierta estabilidad en un mercado concreto’. El primer paso a dar sería el de buscar un enfoque específico, reduciendo la oferta a unos pocos modelos. Es decir, sólo en Estados Unidos existen más de 22 modelos diferentes de teléfonos de BlackBerry®, y precisamente esa variedad constituye un desperdicio de recursos para RIM. Porque representa un caos de proveedores de sistemas inalámbricos y de desarrolladores. En vez de centrarse en un solo objetivo, por lo que al consumidor le resulta muy confuso a la hora de decantarse por un smartphone.

Si RIM lograse definir unos tres modelos como buque insignia para BlackBerry®, éstos serían mucho más conocidos y para aquellos consumidores que deseen un smartphone todoterreno y asequible de precio constituiría una oferta más definida, Más allá de las distracciones por la concesión de licencias del sistema operativo de BlackBerry®, RIM® tendrá que encontrar la mejor manera de comercializarlo y de darlo la vuelta, pues fue el que le dio la fama.

Respecto, a la incursión en el mercado del tablet, por parte del PlayBook, la realidad es que RIM® ha vendido poco más de un millón y medio de PlayBooks, desde su lanzamiento hace ahora un año. Una cifra que por ahora no está en condiciones de competir con el omnipresente iPad. Así que, quizá no sea el momento de iniciar nuevos proyectos sino de mantener vivos los iniciales, como el de BlackBerry®.

Por otro lado, RIM® fue de los primeros en entrar en la administración de dispositivos móviles, conocida como MDM, de hecho, fue pionera en contar con su propia plataforma para gestionar exclusivamente los dispositivos de BlackBerry®, Y es que en ese punto reside una de las mayores fortalezas de BlackBerry®, que además de ser el sistema operativo más seguro, está ampliando sus capacidades de BlackBerry® Enterprise Server, para incorporar próximamente tanto a iOS como a Android.

Además, RIM® cuenta con una base de clientes formada masivamente por empresas que ya confían en BES, y que pueden aprovechar su posición para convertirse en un líder de facto en el mercado emergente de MDM. La andadura de RIM® no ha acabado todavía, pero es muy probable que precipite su final si intenta ir a todo en vez de concretar y definir objetivos, especialmente en aquellos puntos donde puede convertirse en el más fuerte, como en seguridad y en MDM, solo así podrá recuperar y restaurar el respeto y la confianza de BlackBerry®.