Una futura actualización de software del BlackBerry PlayBook impedirá a sus usuarios adaptar aplicaciones de Android. La firma canadiense quiere poner cerco a una práctica conocida como “side-loading”, que actualmente permite a cualquier propietario de dicho tablet modificar los ficheros APK en los que se basan los programas pensados para el sistema operativo de Google y poder ejecutarlos así en el PlayBook.

El anuncio llega tras una polémica desatada a raíz de las declaraciones vertidas por Alec Saunders, responsable de la comunidad de desarrolladores de RIM, en su cuenta de Twitter. En ellas afirmaba que “la piratería es un gran problema para los desarrolladores de Android, y no queremos duplicar el caótico pozo negro que es Android Market” (desde hace poco conocida como Google Play), para acto seguido anunciar la próxima supresión del antes mencionado “side-loading”.

Aunque varios medios interpretaron en un principio que RIM renunciaba a las aplicaciones de Android, el propio Saunders ha querido aclarar la situación en un blog oficial de RIM. Lo que la compañía pretende es impedir que cualquier usuario pueda hacer “side-loading” con cualquier fichero APK. Esta función, en palabras de Saunders, está pensada sólo para desarrolladores y “no está ahí para que algunos adapten aplicaciones pirateadas”.

Conviene matizar que, a través de su software oficial, el PlayBook nunca ha podido acceder directamente a Google Play. Lo que sí venía haciendo RIM desde el lanzamiento de la versión 2.0 del sistema operativo del PlayBook era publicar en su propia tienda de aplicaciones, BlackBerry App World, programas de Android previamente adaptados.

El problema, según la compañía, está en que el “side-loading” está posibilitando que los usuarios del PlayBook instalen aplicaciones de Android que suponen un riesgo para el dispositivo, cuando la herramienta está pensada para que los desarrolladores realicen pruebas con las aplicaciones antes de publicarlas en App World.

En última instancia, lo que RIM pretende es que las aplicaciones adaptadas de Android pasen siempre por su filtro. Por ello la futura actualización del PlayBook incluirá un sistema de encriptación para evitar que cualquier aplicación de cualquier procedencia se pueda ejeuctar libremente en el dispositivo.