Research in Motion (RIM) anunció que volverá a concentrarse en clientes corporativos y
cesará en su intento por competir en popularidad con los más versátiles iPhones o los aparatos basados en sistema Android. Este jueves RIM, cuando presentó los resultados del trimestre -con pérdidas de US$125 millones- anunció cambios en su plana directiva y en su estrategia de negocios “No podemos hacerlo todo nosotros mismos, pero podemos hacer lo que somos buenos Creemos que BlackBerry no podrá tener éxito si intentamos ser la niña de los ojos de todos”, aseguró el jefe ejecutivo de la firma, Thorsten Heins, quien asumió el mando de la empresa en enero.

Blackberry volverá a lo que se considera que fue la razón de su éxito: los clientes corporativos a los que atrajo facilitándoles las comunicaciones con sus
oficinas vía correo electrónicos y con un sistema de mensajería exclusivo.

Líder corporativo:
La empresa sigue siendo líder en comunicaciones corporativas y se precia de decir que hasta el presidente de EE.UU., Barack Obama, se negó a dejar el suyo una vez que llegó a la Casa Blanca. El problema es que el furor que generaron los iPhones y Android ha afectado al mundo de los ejecutivos y gente de negocios, quienes cada vez más exigen a sus compañías que les entreguen teléfonos más atractivos, principalmente iPhones. En el último trimestre de 2011, Apple vendió 37 millones de iPhones, más de las unidades de BlackBerry que RIM colocó en los últimos tres trimestres juntos. En este último trimestre se vendieron 1,1 millones de Blackberrys.

Estrategia equivocada:
En medio de la guerra de los teléfonos inteligentes del último lustro, RIM trató de abrirse a un mercado de consumidores más amplio donde se vio superada
por los versátiles iPhones y toda una gama de aparatos inteligentes. Blackberry se ha quedado rezagado en el mundo de las aplicaciones, que son el principal atractivo para usuarios jóvenes.